Tratamiento de Aguas

Procesos para purificar el agua

Tratamiento de aguas duras

El agua dura es un problema muy común, que afecta al agua en más del 85% de los Estados Unidos. Es el resultado de minerales disueltos, como el calcio, magnesio y manganeso. Con un aumento de estos minerales, tienen lugar las siguientes situaciones:

  • Residuos de jabón en lavabos y bañeras
  • Anillos en la bañera
  • Manchas en los platos o puertas de la ducha
  • Reducción de la formación de espuma y la capacidades de limpieza de jabones y detergentes
  • Ropas lúgubre y amarillenta con residuos de jabón que requieren enjuague adicional para eliminar la suciedad
  • Tuberías obstruidas por la acumulación de minerales
  • Aumento de los costos de calentamiento de agua por la acumulación de minerales, lo que reduce la eficiencia de los calentadores de agua
  • Posibles infecciones de la piel por bacterias atrapadas en los poros debajo de la espuma del jabón

Si bien todos estos son efectos desagradables, el agua dura no es un peligro para la salud humana y pueden ser tratada.

La manera más común para ablandar el agua es a través de un ablandador de agua de intercambio iónico. Este sistema funciona mediante el intercambio minerales duros de carga positiva (calcio y magnesio) con minerales suaves con carga positiva (de sodio o de potasio) en una superficie de resina que es regenerada. Este intercambio de minerales suaviza el agua y puede extender la vida útil de los sistemas de plomería ya que se reduce la obstrucción en las tuberías.

Actualmente, existen tres tipos básicos de suavizantes de transferencia de iones. El primero es un ablandador automático. Este tipo de ablandador está conectado a un temporizador que cada cierto tiempo inicia el proceso de regeneración con el lavado de iones duros pegados a la resina y su sustitución por iones blandos. Esto permite un continuo intercambio de iones duros y blandos durante todo el día. El segundo tipo de suavizante es la regeneración iniciada por la demanda (DIR, en ingles). Con este sistema, la regeneración se produce sólo cuando el agua blanda se ha agotado. Dado que este sistema se ajusta a la cantidad de agua utilizada en lugar del tipo automático, utiliza menos sal y agua y, por lo tanto, es más eficiente. El suavizante final es un intercambiador portátil. Aquí un tanque es alquilado al dueño de la casa y tiene una resina regenerada. Cuando la resina ya no puede intercambiar iones, el tanque se devuelve a la empresa y es regenerada allí.

Para elegir un sistema que se ajuste a sus necesidades, lo mejor es contar con representantes de diferentes empresas para que inspeccionen sus tuberías y que le den un presupuesto. A continuación, pregunte a sus vecinos y amigos que empresas utilizan y si tienen algún problema con su servicio. Consulte también en Internet para conocer las experiencias de otros clientes con esas empresas.

© 2011. Todos los derechos reservados | http://www.tratamientodeaguas.net